Americana 2019: El cine ‘indie’ sigue ganando adeptos en Barcelona

El festival cierra su mejor edición con mayor afluencia de público y satisfacción

El Festival de Cine Independiente Norteamericano de Barcelona, la Americana, cerró la edición del 2019 por todo lo alto. Con el aumento del 30% de asistencia, 14 sesiones con el cartel de “completo” y la valoración más alta del público sobre la programación, convierten la sexta entrega del certamen en la mejor y más exitosa realizada hasta el momento.

Entre las novedades destacadas de este año, y que seguro han ayudado a obtener las cifras récord citadas, se encontraban la ampliación en una pantalla (la del Zumzeig cinecooperativa) a las tres ya existentes (Phenomena, Cinemes Girona y Filmoteca de Catalunya), el aumento del presupuesto global del certamen, el mayor número películas programadas con premios y nominaciones en importantes festivales, o la ampliación de proyecciones por el resto del Estado en la gira Route 66. A esto cabe añadir el buen trabajo cosechado hasta el momento con una equilibrada y variada selección de títulos de calidad de cine indie americano, las diversas actividades paralelas (jornadas profesionales, talleres infantiles, cursos de crítica, sesiones retrospectivas, proyecciones para adolescentes o los pases gratuitos patrocinados por Movistar+) y la presencia de personalidades relevantes del sector.

Esta edición también contó con el mayor número de invitados internacionales hasta la fecha, con un total de ocho nombres destacados: David Zellner, Nathan Zellner, Robert G. Putka, Ashley Lenz, Andrew Lewis, T.J. Joshikazi, Jordi Torrent y Ryan Petrillo, que presentaron trabajos y compartieron experiencias con el público.

Cobertura

Al igual que el festival, nosotras también nos hemos vuelto a superar alcanzando a ver las nueve películas TOPS (sección oficial), tres títulos de NEXT y uno de DOCS. Así como asistimos a la sesión inaugural, a la de clausura y a la presentación oficial de la programación a mediados de febrero. La cobertura más completa posible dentro de nuestras limitaciones, sin lugar a dudas.

TOPS

En esta categoría se engloban los filmes más mediáticos y relevantes de la Americana, en los que participan directores y actores conocidos dentro del panorama independiente. Esta edición la han conformado un total de nueve variopintos títulos que pasamos a analizar brevemente.

The Miseducation of Cameron Post *** (2018) de Desiree Akhavan.

The Miseducation of Cameron Post, mejor película de Sundance 2018 y Espiga de Plata en la última edición de la Seminci, fue una apuesta segura como película inaugural de la Americana 2019. La obra de la directora estadounidense Desiree Akhavan cuenta la complicada estancia de la joven Cameron (estupenda actuación de Chloë Grace Moretz, número musical incluido) en un centro terapéutico de reorientación sexual al que es internada por su familia cuando descubren su homosexualidad. The Miseducation of Cameron Post destaca la importancia de ser fiel a una misma y los propios valores por encima de la imposiciones normativas y sociales. Además, resalta la importancia de la verdadera amistad, capaz de florecer en los entornos más hostiles. En dicho lugar, Cameron forja fuertes vínculos con otras adolescentes internadas, Jane (Sasha Lane) y Adam (Forrest Goodluck), formando un grupo heterogéneo en cuanto a diversidad racial y condición socioeconómica. Con la joya del cine indie Short Term 12 de Destin Cretton como referente y un aire a La llamada de los Javis, no es de extrañar que The Miseducation of Cameron Post fuese la película mejor valorada por el público de la Americana on 4,28 puntos sobre 5.

Leave no Trace ***/ (2018) de Debra Granik.

Después de sorprendernos en 2010 con Winter’s Bone, la cineasta Debra Granik nos conquista con Leave no Trace en la que describe con delicadeza la íntima relación y el conflicto paternofilial entre un padre y una hija que viven al margen del sistema, en los frondosos bosques de un parque nacional de Portland. El film se basa en el libro My Abandonment de Peter Rock y ha sido nominada y galardonada en multitud de festivales y concursos (Critics Choice Awards, Satellite, Premios Gotham, Independent Spirit o National Board of Review) tanto en aspectos técnicos como por el buen hacer de la directora y las protagonistas. De hecho, el cara a cara entre Ben Foster, en el papel de padre veterano con trastorno por estrés postraumático, y la debutante Thomasin McKenzie, como buena hija adolescente, sostiene muy bien el metraje. Leave no Trace deviene un coming-of age en el que la protagonista debe escoger su propio destino aunque eso suponga una difícil ruptura familiar y en la forma de vida. El filme muestra el funcionamiento del sistema de asistencia social norteamericano a los sin techo y las medidas disciplinarias para la reinserción, así como el altruismo y buena voluntad de las gentes más humildes planteando también el tema de la paternidad responsable. Leave no Trace va en la línea de Captain Fantastic y Hunt for the Wilderpeople pero en clave dramática y habla de la búsqueda de la libertad individual dentro del país de las libertades.

Her Smell *** (2018) de Alex Ross Perry.

El invitado estrella de la pasada edición de la Americana, Alex Ross Perry, volvió a estar presente en el certamen gracias a Her Smell, su último trabajo sobre el ascenso, declive y posterior recuperación de una roquera protagonizado, cómo no, por su musa Elisabeth Moss. La actriz estadounidense despliega todas sus dotes para ponerse en la piel de una rock star pasada de vueltas, megalómana, drogadicta y en caída libre, para luego regresar con gratitud y afecto hacia los que sufrieron su ira y violencia. Al igual que la actitud de Becky, cantante y líder del ficticio grupo punk femenino más exitoso de los 90, la película cambia totalmente de tono en el resurgir del personaje hasta el punto de emocionar al espectador con un par de números musicales. En búsqueda de volver a encontrar la inspiración que consagró su banda, Becky lidia con diferentes adicciones y demonios internos en un frenético viaje que el director acompaña con primeros planos de los rostros de los personajes y movimientos rápidos de cámara. Acompañada de un elenco cool formado por Agyness Deyn, Cara Delevingne, Dan Stevens, Amber Heard o Ashley Benson, Her Smell es un examen de conciencia para excéntricos y trastornados artistas.

Americana 2019 - carteles de películas
Carteles de los mejores títulos de la Americana 2019.

Tyrel *** (2018) de Sebastián Silva.

En Tyrel el director chileno Sebastián Silva pone al espectador en la tesitura de ser el único afroamericano de un grupo de treitañeros progres norteamericanos de fiesta en una cabaña aislada en la montaña. Durante el fin de semana de celebración, vemos como la angustia y malestar del protagonista, Tyler (Jason Mitchell), van en aumento sin motivos aparentes. Tyrel muestra con sutileza el miedo atávico de los negros estadounidenses después de siglos de opresión en un país gobernado por blancos. Silva mantiene la tensión, sin que la sangre llegue al río, en un mumblecore que pone en evidencia que el racismo en Estados Unidos está bien arraigado. Por muy anti-Trump y modernos que sean los personajes, esa discriminación emana del lenguaje cotidiano. Además del buen trabajo de Mitchell, aparecen más rostros conocidos que cumplen su misión en Tyrel como Christopher Abbot (James White), Caleb Landry Jones (Déjame Salir), el recientemente desaparecido Reg E. Cathey (St. Vicent, Alex of Venice) y Michael Cera (Molly’s Game, Scott Pilgrim contra el mundo). En definitiva, se trata de una película lenta en la que parece que nada ocurre, siendo el reverso perfecto de Déjame Salir. Un título necesario ya que el punto de vista que muestra está todavía por explotar.

Damsel ** (2018) de los hermanos Zellner.

Los invitados especiales de esta Americana, los hermanos (David y Nathan) Zellner, presentaron Damsel su particular versión del western protagonizado por Mia Wasikowska y Robert Pattinson. Samuel Alabaster, con la ayuda de un reverendo (el propio David Zellner), llega al típico pueblo del oeste donde empieza la búsqueda de su prometida, Penélope, secuestrada por unos delincuentes. Tras su rescate le pedirá matrimonio. Pero las cosas no salen tal y como esperaba. Los Zellner le dan la vuelta al género y convierten a la dama en apuros en la heroína de la historia, hasta tal punto de tener que ir deshaciéndose de los miserables hombres que se cruzan en su camino. Tomándose bastante licencias históricas, los directores añaden un poco de humor, absurdidades y hechos imprevisibles formando en Damsel un cóctel, como mínimo, curioso. Para llevar más de 20 años realizando cine independiente americano, el cartucho de Damsel ha sido de fogueo.

We the Animals **** (2018) de Jeremiah Zagar.

We the animals, la primera película de ficción del director norteamericano Jeremiah Zagar, nos muestra el día a día de tres hermanos preadolescentes de ascendencia puertorriqueña que conviven más entre ellos que con sus padres. El film presenta con delicadeza y atrevimiento cómo es crecer en el seno de una familia desestructurada y marginal. Jonah, el pequeño de tres hermanos, se refugia en el dibujo mientras el florecimiento de su sexualidad emprende caminos alejados del referente paternal autoritario. We the Animals es la adaptación de la novela homónima de Justin Torres que arriesga, combina y gana al mezclar pensamientos y dibujos del protagonista para conducir la narración y mostrar los sentimientos y sensaciones de Jonah (Evan Rosado). No es de extrañar que el filme se llevase el Premio del Jurado de la Crítica a la mejor película. Además, la obra venía avalada por un premio en Sundance y cinco nominaciones a los Spirit Awards. En definitiva, We the Animals es una película perturbadora, con carácter, corazón y que deja poso. Esta vez la etiqueta de “una de las mejores cintas indie del año” está más que justificada.

Americana 2019 - Escenas del festival
Escenas del Americana Film Fest 2019.

Support the Girls ** (2018) de Andrew Bujalski.

En Support the Girls de Andrew Bujalski (Funny Ha Ha, Computer Chess), Lisa (Regina Hall) regenta un restaurante deportivo de bellas chicas donde prima la exhibición del cuerpo (o sea, van ligeras de ropa). La protagonista no solamente se encarga del negocio sino que también se preocupa por las empleadas fomentando la sororidad y el apoyo mutuo. El conflicto aparece cuando el jefe (un hombre indeseable) descubre tal exceso de generosidad y pide que se centren en servir y contentar a la clientela. La obra trata sobre esas pequeñas situaciones y sentimientos a los que las mujeres se tienen que enfrentar en su día a día en una sociedad machista para conseguir su propia dignidad. Support the Girls es una película ligera y de narración lineal. Una fábula postfeminista cargada de buenas intenciones que la protagonista lidera con determinación. La interpretación de Hall es, posiblemente, lo más destacable del film y por ello ha sido reconocida en varios premios cinematográficos independientes.

Blaze **/ (2018) de Ethan Hawke.

En Blaze el actor Ethan Hawke (Boyhood, El reverendo, Regresión) se pasa al otro lado de la cámara para explicar la vida y obra del cantante de música country Blaze Foley. Un biopic sobre un cantautor desconocido más allá de Texas y que tuvo una trayectoria alejada del glamur, grandes escenarios y fama correspondientes a una leyenda. Más bien, la carrera de Foley se forja en pequeños bares y viene acompañada de borracheras y peleas. De este modo, el film desmonta los mitos que acompañan al peculiar personaje. Al mismo tiempo que desgrana las vicisitudes de la relación sentimental de Foley con su exmujer Sybyl (Alia Shawkat), que transcurre paralelamente al recorrido profesional. Blaze es una película ambiental, con una puesta en escena atractiva y donde suena la armoniosa y poética música del artista. Con la voluntad de afrontar el film con la mayor autenticidad posible, el director da el papel protagonista a Ben Dickey, músico profesional que debuta como actor, con un resultado excelente. Su interpretación le valió el Premio Especial del Jurado en Sundance 2018. Además, para lograr aún más realismo, el guión de Blaze está escrito conjuntamente con Sybil Rosen, pareja del cantante y autora del libro Living in the woods in a tree: Remembering Blaze Foley. También es destacable el papel de Charlie Sexton como Van Zandt, amigo de Foley, cuya entrevista radiofónica sirve de hilo conductor de la historia. No obstante, la cinta es un homenaje a un artista que nos provocó más indiferencia que interés.

Wildlife *** (2018) de Paul Dano.

El debut del actor Paul Dano (Swiss Army Man, La juventud, Pozos de ambición) como director es la adaptación de la novela homónima Wildlife de Richard Ford sobre el desmoronamiento de un matrimonio de clase trabajadora en los años 60. La dirección de Dano se apoya en el magnífico trío protagonista formado por Carey Mulligan, Jake Gyllenhaal y Ed Oxenbould que interpretan a la típica familia feliz americana en una pequeña localidad de Montana. El hundimiento de la unidad familiar comienza cuando Jerry pierde repentinamente su trabajo y decide irse a ayudar a apagar el permanente incendio que impregna en pantalla un cielo rojizo y grisáceo. Por su parte, Jeanette aprovecha para conocer otros hombres y Joe, su hijo adolescente, asiste incrédulo y desasosegado al espectáculo. Así que Wildlife retrata una sociedad y una época en la que resulta imposible escapar a los estrictos roles de género: la mujer era encapsulada en el papel de ama de casa mientras que el hombre era sometido a una terrible presión por mantener, económicamente, a su familia. El film fue presentado en Sundance y logró tres nominaciones a los Spirit Awards, y en esta Americana ha cosechado la mención especial del Jurado de la Crítica. Estos reconocimientos auguran una prometedora carrera a Dano como director.

Americana 2019 - Autoras
Las autoras de Desde el sofá – Cine y TV posando con el cartel del festival.

NEXT

En la sección NEXT (cuyo nombre coincide con otra categoría del festival indie por antonomasia, el de Sundance) se incluyen títulos de directores con menos trayectoria, obras de menor presupuesto o los filmes más arriesgados. En 2019 han participado un total de nueve películas de las cuales comentaremos tres.

Relaxer **/ (2018) de Joel Potrykus.

Joel Potrykus, director de la aclamada Buzzard proyectada en la segunda edición de la Americana, repite fórmula con el actor protagonista Joshua Burge en su nueva película Relaxer. En un ruinoso y pequeño salón Abbie, un gamer con poca autoestima, está dispuesto a superar el último reto propuesto por su hermano Cam: superar el nivel 256 del videojuego Pac-Man sin moverse del sofá. Para dinamizar las escenas, van apareciendo personajes que, en una especie de juego retro, hacen referencias a famosos objetos, frases o películas de los años 90. En su ardua misión, el tiempo se le echa encima al protagonista y sufre el apocalipsis vaticinado por el famoso «efecto 2000». Entonces la historia traspasa la delgada línea de realidad en la que se situaba para dar paso a una ficción más disparatada y desagradable todavía. El humor ácido y el patetismo de Abbie son parte de la esencia de Potrykus en su crítica al consumismo y alienación modernos. Relaxer es, sin dudas, el título más complicado al que nos hemos enfrentado este año en el certamen y el cual no deja a nadie indiferente.

Madeline’s Madeline ** (2018) de Josephine Decker.

Madeline’s Madeline es una obra desconcertante. A ratos oscura a ratos tierna, plantea el eterno debate sobre la delgada linea que separa genialidad de locura. Y lo hace a través del personaje de Madeline (Helena Howard), quien sufre un trastorno psicológico que canaliza a través de la interpretación. El arte impregna de tal forma su vida que sus límites se desdibujan hasta el punto que, como espectadores, no distinguimos la performance de la enésima expresión de una mente perturbada. Y es que los conflictos materno-filiales tampoco contribuyen a la estabilidad emocional de Madeline, que cuenta con una madre sobreprotectora y en ocasiones más compulsiva que la propia protagonista. La película también plantea dilemas morales a través de la figura de Evangeline (Molly Parker), una profesora dispuesta a cruzar cualquier linea con tal de hacer brillar a Madeline. Una obra de personajes extremos en que la creatividad aflora a través de la enfermedad de una manera fresca y original. La cineasta y actriz Josephine Decker (Thou Wast Mild and Lovely) presentó su película en Sundance y luego pasó por el Festival de Gijón, además de haber sido nomindada a los Spirit Awards por la fotografía y la buena interpretación de la debutante Howard.

Never Goin’ Back **/ (2018) de Augustine Frizzel.

Never goin’ back introdujo la nota cómica a nuestra selección de filmes, siendo el colofón perfecto para la ajetreada jornada del sábado. La película cuenta las peripecias de Angela (Maia Mitchell) y Jessie (Camila Morrone) en su intensa huida hacia delante después de que un robo en su apartamento las deje sin blanca. Su humor se basa en el clásico caca, culo, pedo, pis pero, sin embargo, destila frescura. Seguramente por la acertada pareja protagonista, a quienes acompañamos en una sucesión de sketches sin mayor trascendencia pero cuya amistad resulta imperturbable. Y es que a pesar de sus travesuras y escarceos con las drogas, Angela y Jessie transmiten una inocencia rebelde de lo más entrañable. La mirada que la directora Augustine Frizzel proyecta sobre ellas es amable pues, al contrario que los personajes secundarios, son además astutas e ingeniosas. Never goin’ back subvierte el concepto de buddy movie (en cuanto al género de sus protagonistas) con una comedia mamarracha emplazada en un caluroso y apático verano, lo cual aporta una nueva capa de ligereza al conjunto. Una obra ligera, nominada al premio John Cassavetes de los Spirit Awards y a la que se acompañó de la mejor manera posible en la Americana: con unas birras.

DOCS

La sección DOCS está compuesta por documentales de diversa índole. Este año se ha ampliado el número de títulos de la categoría llegando a estar conformada por ocho (uno de ellos en sesión gratuita a cargo de Movistar+). Y los números avalan que se hayan programado más piezas de este género ya que de las cinco películas más valoradas por los asistentes, cuatro de ellas son documentales: Free Solo (4,71), Chi-Town (4,44), Minding the Gap (4,39), The Bill Murray Stories (4,39) y The Miseducation of Cameron Post (4,28). Y justamente te hablamos de uno que no está en esa lista.

Monrovia, Indiana ***/ (2018) de John Davey.

Monrovia, Indiana es todo lo contrario de lo que cabría esperar de una obra cuyo objetivo es documentar el día a día de una localidad con un apoyo a Trump superior al 65%. Seguramente la idiosincrasia del lugar contribuya a esa tesitura: una población de interior donde la vida transcurre en la monotonía y cuyos habitantes son en un 97% de raza blanca; el reverso perfecto de Nueva York, en el mismo corazón de los Estados Unidos. Sin embargo, si conocemos la trayectoria de su veterano director, Frederick Wiseman, intuimos en seguida que la película no se debatirá entre obviedades (puesto que ni siquiera cita al presidente del país), sino que introducirá matices a su poliédrico retrato.

Así, el autor se recrea en escenas cotidianas hasta hacernos caer en un agradable letargo mientras disfrutamos de la cultura 100% USA (quienes hemos crecido con ella a través de los medios sentimos una especie de placer culpable en ese deleite): la iglesia, el mercado, la escuela, la cafetería, el ayuntamiento… instancias de socialización donde las haya. Por ejemplo, muestra a personas mayoritariamente honestas manejando presupuestos ínfimos que verdaderamente destinan al bien común. En consecuencia, Monrovia, Indiana sirve para sacudirnos los paternalismos respecto a quienes, despectivamente, suelen ser conocidos como white trash o red necks. En nuestra humilde opinión, tratar a los votantes de Trump como una anomalía desde una posición condescendiente solo conduce a infravalorar su poder. Al fin y al cabo, son una (ajustada) mayoría. Llamemos las cosas por su nombre, quizás así reaccionemos a tiempo. Menos «Trifachito» y más «Tridente Fascista».

Americana 2019 - Anuncio palmarés
El Jurado ACCEC de la Crítica anunciando las películas ganadoras el Americana 2019.

Palmarés

Por lo que respecta al palmarés de la Americana 2019 podemos decir que estamos totalmente de acuerdo con el veredicto de los diferentes jurados. Los miembros del Jurado de la Crítica, compuesto por tres socios de la ACCEC que valoraban las obras de la sección TOPS, premiaron a We the Animals del debutante Jeremiah Zagar como mejor película. Además, hicieron dos menciones especiales a Wildlife de Paul Dano y Blaze de Ethan Hawke. Por su parte, el Jurado Joven, formado por alumnos de La Casa del Cine y centrándose en la categoría NEXT, se decantó por Never Goin’ Back, la ópera prima de Augustine Frizzell, por su frescura y desenfado, por estar llena de matices y jugar con los clichés y convencionalismos.

Los premios que otorga el público mediante votación a la salida de las proyecciones se saldaron de la siguiente forma: El premio a mejor largometraje fue para el documental ganador del Óscar Free Solo, de Jimmy Chin y Elizabeth Chai Vasarhelyi, y el de mejor cortometraje recayó en Souls of Totality de Richard Raymond. Más detalles sobre el palmarés y puntuaciones de las películas aquí.

Para las autoras de este humilde blog ha sido un placer volver a disfrutar un año más del Americana Film Fest y su fantástica programación que sigue acercando lo mejor del cine independiente norteamericano a los cinéfilos y barceloneses. Enhorabuena a la organización por el completísimo certamen que es la Americana y gracias por el trato recibido. Nos vemos el año que viene.