TerrorMolins 2017 vuelve a superarse

Kit de prensa del TerrorMolins 2017

Kit de prensa oficial del TerrorMolins 2017.

Todavía mantengo fresco en mi memoria el recuerdo de nuestra primera experiencia en el Festival de Cine de Terror de Molins de Rei, seguramente porque fue una muy grata vivencia. Pero a la hora de escribir estas líneas ¡ya ha pasado un año! O sea que, bienvenidas a la crónica de la 37ª edición del TerrorMolins. En esta edición la muestra ha rendido homenaje al director austriaco Michael Haneke con el leit motiv “Haneke or the Edge of Horror” por su labor al reinventar el género de terror explorando los límites del comportamiento desequilibrado y monstruoso del ser humano.

Consolidación

Si el año pasado el certamen dio un paso importante ampliando la duración del TerrorMolins a diez días y publicando el primer libro oficial del festival (Puede ser contagioso. Las mutaciones en el cine de género), en 2017 han continuado avanzando. Además de consolidar una programación variada en el género durante más de una semana y editar el segundo manuscrito (Michael Haneke: La estética del dolor), el TerrorMolins ha inaugurado una segunda sede, la sala Gòtica, donde se proyectaron gratuitamente películas y cortos fuera de competición, los filmes del ciclo retrospectivo y se celebró la primera edición del Molins Horror Jocs (dedicado a juegos de mesa de terror y misterio), una de las principales novedades de esta edición. La plataforma líder de contenidos de cine y televisión en España, Movistar+, y el único canal dedicado íntegramente al cine de terror, Dark, también se han sumado como colaboradores del festival. Por lo que respecta a los diversos talleres y eventos que organiza el certamen, se celebraron la sesión de cortos infantiles solidarios, la charla del aula de cine de la ESCAC, un nuevo networking & pitching, el escape room, el concurso de vídeos de terror en 20 segundos, la competición de microrrelatos, la muestra gastronómica Gastroterror y, por primera vez, el taller infantil “Tu primera escena de terror”.

Así que, con pases de películas simultáneos y la imposibilidad de asistir las dos componentes del blog al certamen, me centraré en las películas de los aparatados a competición: Sección Oficial y Being Different.

Molins Horror Jocs 2017

Jugadores en la primera edición del Molins Horror Jocs.

Sesión inaugural

Como venía contando, la organización del TerrorMolins siempre se supera y, está vez, la sesión inaugural fue una première mundial. El viernes 10 de noviembre en el teatro de La Peni pudimos ver Framed, la ópera prima de Marc Martínez Jordán apadrinada por el director y productor Marc Carreté (Asmodexia y After the Lethargy) y que cuenta con un guión coescrito por el propio Martínez y Jaume Cuspinera (Eva y Animals). Además, Framed está protagonizada por un joven elenco de actores: Àlex Maruny, Clàudia Pons, Joe Manjon, Júlia Molins, Enric Auquer, Biel Montoro, Daniel Horvath y la debutante Lídia Casanova.

Framed **/ (2017) de Marc Martínez Jordán.

Framed es una aplicación móvil que permite realizar streamings sin censura, una característica que los usuarios aprovechan para transmitir hechos cada vez más violentos en pro de obtener mayor viralidad. Con esta premisa tecnológica se convierte en una home invasion movie cuando un trío de perturbados asaltan la casa donde Álex y sus amigos pretenden realizar una fiesta. Estos sujetos comienzan a torturar y matar a los jóvenes emitiéndolo en directo mientras la audiencia registra cifras récords. Así que el despliegue de macabros y crueles juegos dan lugar a un baño de sangre con pinceladas gruesas de humor acompañados de una buena fotografía en tonos fluorescentes de azul y violeta. Aunque la crítica a la vorágine de las nuevas tecnologías es evidente, no era la intención de Martínez que, partiendo de un bajo presupuesto, solo pretendía (y lo consigue) realizar una película entretenida y con un buen acabado. Para ello el cineasta se inspira en La naranja mecánica, The Purge o Evil Dead.

Sinceramente es una lástima desaprovechar un tema tan sustancioso y la destreza de un autor que, a pesar de su juventud, ha cosechado numerosos e importantes premios en todo el mundo con el cortometraje Caradecaballo en pro de una obra de recreo y diversión.

Framed inaugura el TerrorMolins 2017

La premiere mundial de ‘Framed’ inaugura la 36ª edición del TerrorMolins.

Sección Oficial

Downrange **/ (2017) de Ryûhei Kitamura.

Un grupo de universitarios que comparte coche pincha en mitad de una desértica carretera quedando a merced de un francotirador psicópata que realiza un baño de sangre. Ryûhei Kitamura (Nadie vive) despliega su estilo basado en vísceras, truculencia, gore, comicidad e inverosimilitud en una cinta de supervivencia que mantiene la tensión a pesar de su sencilla premisa. Si la primera mitad de Downrange provoca tedio es porque la trama se centra en descubrirnos qué sucede y en unos simples y llanos personajes con pobres diálogos. De sopetón, una espectacular escena nos sorprende y nos impide parpadear hasta el final en una escalada exponencial de violencia. Hasta el punto que el público jadea de emoción ante tal escabechina. Además, todos estos excesos están realizados con unos fantásticos efectos especiales y de maquillaje sin incluir imágenes generadas por ordenador (CGI). Así que, Downrange repugnará a los espectadores más sensibles pero como cinta festivalera y de recochineo sangriento te hará disfrutar un rato.

Habit **/ (2017) de Simeon Halligan.

El tercer largometraje del británico Simeon Halligan Habit está basado en la novela homónima de Stephen McGeagh y cuenta el cambio de vida radical de Michael (Elliot James Langridge) después de conocer a la adorable Lee (Jessica Barden). El joven protagonista sobrevive como puede en un barrio decadente de Manchester desesperado en encontrar un trabajo digno. Gracias a Ian (William Ash), el tío de su nueva amiga, empieza a currar como portero de un club en el sórdido mundo nocturno. Habit narra una historia oscura que convive con el tráfico de drogas, la prostitución y los asesinatos muy bien ambientada en la ciudad mancuciana. En el club, Michael conocerá a personas que le harán replantearse su sentido de la pertenencia y las adicciones. Sin que ocurra nada importante, el film transcurre con bastante fluidez hasta que se descubre su esencia: una red oculta de clanes caníbales. A partir de ahí, el interés decae y el final se apresura maquillado con varios muertos y muchas incógnitas.

Hounds of Love *** (2016) de Ben Young.

El australiano Ben Young da el salto de la televisión a la gran pantalla con su primer largometraje Hounds of Love. Una obra ambientada en los ochenta y curtida en festivales donde ha logrado el favor de la crítica y algún galardón. No es de extrañar porque se trata de un thriller de terror psicológico consistente: buen guion, fabulosas actuaciones y fluida narración visual. Así pues, Hounds of Love cuenta de manera realista y descarnada el secuestro de una joven muchacha por una pareja de perturbados en Perth. El director obvia con acierto las escenas violentas o sexuales dejando volar la imaginación del espectador. Tampoco se recrea en florituras más que en un par de escenas a cámara súper lenta. Young se centra en la tóxica relación de dependencia y poder entre los raptores, encarnados con exactitud por Emma Booth y Stephen Curry, en la que la víctima interfiere para poder escapar. Lo único reprochable a la película es cómo se produce el desenlace. Un último giro de guion hubiese podido encumbrar el trabajo debut del director.

Super Dark Times ***/ (2017) de Kevin Phillips.

Kevin Phillips es otro director debutante en el largometraje y que los programadores del TerrorMolins, muy acertadamente, incluyeron en la Sección Oficial. Super Dark Times es un coming of age entre dos amigos que, a raíz de un suceso traumático, reaccionan de maneras enfrentadas. Lo importante en este film es el cómo evolucionan psicológicamente los dos protagonistas, Zack (Owen Campbell) y Josh (Charlie Tahan), cuyas interpretaciones son destacables. Las frustraciones en plena adolescencia se transforman en violencia y por consiguiente en desgracia. Además, el autor recrea muy bien la atmósfera teen, fría y gris de un pequeño pueblo de interior en los noventa. Los tonos apagados se van ensombreciendo a medida que los chavales se hunden en la paranoia. Phillips incluso se permite un par de escenas de las que te dejan mal cuerpo. Los muchos diálogos adolescentes y la formidable música de Ben Frost te llevan en volandas donde pretende el director para asestar el giro final. Si entras en el ambiente de Super Dark Times, como es mi caso, gozarás. De todos modos, te advierto de que ¡no juegues con catanas!

Trauma **/ (2017) de Lucio A. Rojas.

Después de ver Trauma, la nueva película de Lucio A. Rojas, comprendo la alegría que mostraron el director y las actrices protagonistas (Macarena Carrere, Dominga Bofill y Ximena del Solar) en su premiere europea en el TerrorMolins. Más que nada porque la experiencia es traumática, valga la obviedad conociendo el título del film, y recomendable solo para los amante de las emociones fuertes. A cara descubierta, como los autores de las atrocidades del Régimen Militar chileno, Rojas refleja todo el terror de aquella época en un largometraje. El último hijo de la dictadura, Juan (Daniel Antivilo), inflige toda su brutalidad a cuatro jóvenes amigas que pasan unos días en una apartada casa de campo. Lo que comienza con el crudo realismo de una violación múltiple, va subiendo de tono hasta acabar en una persecución gore en la fábrica de los horrores. Llegados a cierto punto, la historia podía haber terminado “relativamente bien” para las protagonistas pero el cineasta nos tiene preparada una atroz matanza final. Para lograr esa autenticidad sin efectos generados por ordenador cabe destacar la labor del equipo de maquillaje y fotografía.

GastroTerror Molins de Rei 2017

Uno de los platos de la muestra gastronómica GastroTerror 2017.

Sección Being Different

Compulsión */ (2017) de Ángel González.

Ángel González debuta con un thriller en el que muestra el precio a pagar por conocer la verdad. En Compulsión, una tímida joven (Marina Esteve) tiene razones para sospechar que su enigmático novio (Paco Manzanedo) le está siendo infiel. Cuando descubre el siniestro secreto de su pareja, ella pasa a ser víctima de su sadismo. Esta película también es la primera de Shock Film Factory, sello especializado en filmes low cost de terror. El bajo presupuesto de Compulsión es evidente y la manera de aprovechar los recursos es adecuada, al igual que su duración (75 minutos). En contra, el desarrollo de la trama es lineal y el director se recrea en el lugar de los hechos. González también exprime las curvas y el ceñido vestido de la otra protagonista (Susana Abaitua). El ritmo lento y pausado, la falta de tensión y que el origen de la violencia es compulsivo, no terminan de convencer. Aún así, el sorprendente final (muerte por predictor) es digno de recuerdo. La factura del debut le ha salido cara a González ya que las ideas están ahí aunque no las ha sabido plasmar correctamente.

Phoenix Forgotten ** (2017) de Justin Barber.

La ópera prima de Justin Barber es un found footage en forma de documental que vincula la presencia de ovnis y la desaparición de tres jóvenes en Phoenix (Arizona) hace 20 años. Con una estructura demasiado lineal Phoenix Forgotten, basándose en hechos reales y sin resolver, empieza explicando con piezas de vídeo VHS el verídico avistamiento de extrañas luces en el cielo de Phoenix una noche de marzo de 1997. Luego, la historia continúa con el proceso de grabación de un documental por parte de la hermana de uno de los desaparecidos. Después de una infructuosa investigación y cuando parece que la trama quedará sin resolver, aparece una cinta chamuscada en una videocámara olvidada. En esta parte, en la que se narran las últimas vivencias de los muchachos, es cuando Barber entra en materia con un ahora manido e insulso estilo que en 1999 popularizó El proyecto de la bruja de Blair. Aquí la única novedad son los extraterrestres. Ni sustos, ni tensión. Solo la abducción de los jóvenes. No sé si esta es la razón que convenció a Ridley Scott a apadrinar Phoenix Forgotten o que fue testigo de los avistamientos.

Tragedy Girls *** (2017) de Tyler Macintyre.

Es una divertida parodia del género de terror en forma de slasher muy consciente de sí misma, con muchos referentes reconocibles (Carrie, Destino final, Scream…) y con una estética y formato actuales. De hecho, por las formas, la inclusión de las nuevas tecnologías en el relato y la música se asemeja mucho a la serie de la MTV Sweet Vicious que ya reseñamos en el blog. Harina de otro costal es la profundidad argumental de la primera. Pero para que te hagas una idea de lo alocada que es la trama: Sadie y McKayla secuestran al mayor asesino en serie de su zona para que les enseñe técnicas de matar y, al mismo tiempo, petarlo en las redes sociales con escabrosas publicaciones. La cosa se desmadra y acaba en un baño de sangre y risas del público. Tragedy Girls subvierte los roles típicos del género convirtiendo a las jóvenes en los verdaderos monstruos del film. Además cuenta con un reparto con caras conocidas en el que destacan las actuaciones de las dos protagonistas (Brianna Hildebrand y Alexandra Shipp) por su brío y compenetración.

Replace ** (2017) de Norbert Keil.

En la variopinta programación que ofrece siempre el TerrorMolins no podía faltar una cinta dedicada al subgénero del body horror. Replace, del director germano Norbert Klein, cuenta la historia de la joven y bella Kira (Rebecca Forsythe) que debe ir reemplazando constantemente su piel con la de otras personas. Parte de la gracia del film es repugnar al público con los trasplantes de epidermis fresca por la vieja y reseca. Pero por otro lado, Replace ofrece un apasionado drama en el que la protagonista, que sufre amnesia, va descubriendo realmente quién es y el porqué de su enfermedad con la ayuda de su vecina (Lucie Aron). La idea es razonable pero la consecución es lenta y aburrida, y eso que el director cuela alguna escena lésbica de por medio. Además del previsible papel de su dermatóloga (Barbara Crampton), hay acciones que no se explican como la facilidad de Kira para matar y despellejar cuerpos o sus habilidades y determinación en el último acto, dignas de un agente especial de policía.

Housewife *** (2017) de Can Evrenol.

En Housewife, y siguiendo con la estética de su cinta anterior Baskin (2015), el cineasta turco Can Evrenol crea una dimensión estructurada en la que se mezclan realidades y sueños evocando la obra y estilo de H.P. Lovecraft. El sangriento comienzo es solo un aperitivo para el arrebato gore final. Entremedias tenemos desnudos y una secta cuyo líder es un poderoso mentalista (David Sakurai). Lo que confirma que el segundo acto es un mero puente, entre los otros dos, donde el ritmo mengua. Sobre la trama, Housewife explica cómo Holly (Clémentine Poidatz), con la ayuda del citado maestro, supera el trauma de que su madre asesina a su hermana y su padre cuando tenía solamente siete años. Pero lo mejor es que el agumento viene envuelto en una oscura profecía satánica en la que los protagonistas, ni los espectadores, saben si se está llevando a cabo o, por el contrario, se está evitando. Finalmente, toda duda se disipa en una historia redonda, viciosa y terrorífica.

Presentación de A Ghost Story

Los Jordis presenta la película de clausura del TerrorMolins 2017.

Clausura y palmarés

El viernes 17 de noviembre en La Peni tuvo lugar la lectura del palmarés y entrega de premios, tanto literarios como cinematográficos (están todos aquí, incluidos los otorgados por los Blogos de Oro). Después, el pase de la especial obra de David Lowery A Ghost Story, con performance incluida de los Jordis, ponía el broche de oro a la jornada de clausura. Un acto que, en realidad, nunca es el último del festival ya que los compañeros del TerrorMolins se guardan lo mejor para el final: la clásica, multitudinaria y famosa maratón de 12 horas de cine de terror.

Nuevamente expresamos por escrito nuestra gratitud por el trato recibido y el placer que nos ha suspuesto asistir a esta edición del Festival de Cine de Terror de Molins de Rei. Un certamen que ha vuelto a superarse a sí mismo, que está creciendo a buen ritmo y también en calidad. Recomendamos a todas las seguidoras del cine de género que no conozcan el TerrorMolins, o que no hayan tenido la oportunidad de acercarse, que marquen en el calendario la segunda semana de noviembre para gozar de este acontecimiento único. Los que prueban quedan encantados y repiten. Incluso el programa 1Món.cat de la XAL (Xarxa Audivisual Local) les dedicó un merecido capítulo que podéis ver en este enlace.

'Haneke: La estética del terror' libro oficial TerrorMolins 2017

‘Michael Haneke: La estética del terror’, segundo libro oficial del festival.

Buen trabajo compañeras y hasta el año próximo en el que, sin ninguna duda, volveréis a hacernos disfrutar con el cine más terrorífico del mundo.

Anuncios

Acerca de desdeelsofacineytv

Opinión de películas y series de televisión desde el sofá de casa o desde una butaca de cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s