Los odiosos ocho

Tarantino no se conforma con ser uno de los autores más prestigiosos de su generación, sino que ahora aspira a erigirse como un destacado director de westerns a través de una trilogía inaugurada con Django desencadenado y perpetuada, por el momento, por Los odiosos ocho. La verdad es que la yuxtaposición del clásico género de Hollywood con el estilo pop del artista (desde los mismísimos títulos de crédito) resulta sumamente atractiva. En el gélido paraje de Wyoming, la diligencia en la que el cazarrecompensas John Ruth (Kurt Russell) traslada a la maleante Daisy Domergue (Jennifer Jason Leigh) topa con los no menos despreciables Marquis Warren (Samuel L. Jackson, Mayor del ejército yanqui) y Chris Mannix (Walton Goggins, futuro sheriff de la ciudad colindante). Después de sendos rifirrafes y mutuas suspicacias, ambos son admitidos a bordo, pues una feroz tormenta se aproxima. Juntos, emprenden el viaje a la guarida que habrá de acogerlos durante dos largos días, la mercería (sic) de Minnie. Por si fuera poco, allí se refugian también cuatro sujetos de dudosa moral, interpretados por Tim Roth, Michael Madsen, Bruce Dern y Demián Bichir.

Los ocho conforman una intrincada red de contactos, suposiciones y especulaciones, pues la reciente Guerra Civil reportó notoriedad a algunos de sus nombres, no siempre por combatir en el mismo bando… El espectador se ve atrapado en una suerte de Cluedo, con la particularidad de que ignora cuál es exactamente el misterio a resolver más allá de desenmascarar a unos mentirosos patológicos. Ellos protagonizan un vodevil de palabrería ingente, una sucesión de banalidades a las que vale la pena atender si uno no quiere perderse en una maraña de dardos envenenados. Con el propósito de revertir la dominación del hombre blanco sobre cualquiera que desafíe su (absurda) cosmogonía, Tarantino no oculta su predilección por el deslenguado personaje afroamericano, anacrónico por sí mismo. Y es que al director que debutara en Sundance allá por los 90 se la trae floja la verosimilitud pues, cuando ésta se trunca, su discurso cobra más virulencia. No sale tan bien parada la única mujer del cast, cuyo trato denigrante eleva el sarcasmo del relato a la enésima potencia. En el fondo, ella es el bastión entorno al que se desarrolla la acción.

Tarantino propone una relectura del género realmente rupturista, pues (casi) todos sus personajes son antihéroes que actúan con nocturnidad y alevosía. La frontera es el espacio sin ley por antonomasia, pero esta vez el contrapunto ético ha sido definitivamente suprimido. Sin embargo, quizás quede un resquicio a través del cual restituir el orden. El cineasta reduce prácticamente toda la puesta en escena a un solo decorado (el de la posada) y a seis actos de naturaleza casi teatral. Si toleramos sin rechistar casi dos horas de preámbulos es porque el formidable reparto las sostiene como si nada dándole al palique. Así pues, el festín de sangre y violencia se hace esperar, para después irrumpir a lo grande y colmar todas las expectativas. En su personal cruzada contra la digitalización del cine, Tarantino filma en formato 70 mm. Quizás de esta manera pueda amortizar las antiguallas que ha heredado al adquirir una humilde sala en el centro de Los Ángeles.

Valoración: ***/

Puntuación: * (mala) ** (regular) *** (buena)**** (muy buena) / (media estrella)

Ficha

De qué va: Seis, ocho o doce años después de la Guerra de Secesión, una diligencia avanza a toda velocidad por el invernal paisaje de Wyoming. Los pasajeros, el cazarrecompensas John Ruth y su fugitiva Daisy Domergue, intentan llegar rápidamente al pueblo de Red Rock, donde Ruth, conocido en estos lares como “el Verdugo”, entregará a Domergue a la justicia. Por el camino, se encuentran con dos desconocidos: el mayor Marquis Warren, un antiguo soldado negro de la Unión convertido en cazarrecompensas de mala reputación, y Chris Mannix, un renegado sureño que afirma ser el nuevo sheriff del pueblo. Como una ventisca está a punto de alcanzarlos, Ruth, Domergue, Warren y Mannix se refugian en la Mercería de Minnie, una parada para diligencias de un puerto de montaña. Cuando llegan al local de Minnie, en lugar de recibirlos su dueña, se topan con cuatro rostros desconocidos. Bob, que se ocupa del negocio de Minnie mientras ella visita a su madre, se encuentra allí refugiado junto con Oswaldo Mobray, verdugo de Red Rock, el vaquero Joe Gage y el general confederado Sanford Smithers. Mientras la tormenta cae sobre la parada de montaña, nuestros ocho viajeros descubren que tal vez no lleguen hasta Red Rock después de todo (www.filmaffinity.com).

Tráiler

Oficial: thehatefuleight.com

Año: 2015

Director: Quentin Tarantino

Reparto: Samuel L. Jackson, Kurt Russell, Jennifer Jason Leigh, Bruce Dern, Tim Roth, Dana Gourrier, Demian Bichir, Walton Goggins, Michael Madsen, James Parks, Channing Tatum, Zoë Bell, Lee Horsley, Gene Jones, Keith Jefferson, Craig Stark, Belinda Owino.

Anuncios

Un pensamiento en “Los odiosos ocho

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s