Star Wars: El despertar de la Fuerza

Algo huele a podrido en la saga Star Wars. Haciendo acope de una inmensa capacidad de resucitar la nostalgia de los espectadores, J.J. Abrams toma el relevo de George Lucas a los mandos de la mayor aventura intergaláctica de la historia. El cerebro detrás de Fringe o Lost cede aquí parte de su autonomía para subyugarse a un orden preestablecido. Abrams respeta el legado de Lucas con tanta precaución que termina por formular un nuevo concepto: el de la secuela adaptada. Así pues, la acción transcurre treinta años después de la primera de las trilogías (segunda cronológicamente) cuando, con el último Jedi exiliado quién sabe dónde, la Primera Orden y su escuadrón de soldados andan sembrando el terror a lo largo y ancho de la galaxia. La Fuerza invoca de una forma u otra a los potenciales disidentes, haciendo coincidir alternativamente a Poe (Oscar Isaac – un miembro de la Resistencia-), Finn (John Boyega –un militar sublevado-) y Rey (Daisy Ridley -una chatarrera sin oficio ni beneficio que trata de subsistir en el desierto de Jakku-). Et voilà!, nos acaban de endiñar el Episodio IV otra vez. Eso sí, con mucha vaselina.

Y es que El despertar de la fuerza pasa en un suspiro, ensambla a la perfección lo nuevo con lo más añejo y añade una buena dosis de humor gracias al dúo cómico que protagonizan Han Solo y Chewbacca, que siguen surcando el cosmos en busca del Halcón Milenario. Su actitud de gamberro bravucón sigue acompañándole después de tantos años. El capitán ejerce de guía para las nuevas generaciones, que sienten la llamada de una peligrosa pero inevitable misión espacial. Internet es un vertedero de teorías acerca el origen de Rey, la nueva heroína de la franquicia y un acierto del reparto. Esta entrega es previsible hasta para eso: blanco y en botella. Star Wars siempre ha sido un culebrón familiar y el Episodio VII no iba a ser menos. Creo que el parricidio (simbólico aunque sea) tenía pleno sentido en los 70, mientras que en el siglo XXI se ha liberado de todo su componente ideológico. George Lucas vivió en su juventud el despertar de millones de conciencias aletargadas por la sociedad de consumo. Éstas hicieron pagar el pato a la generación precedente, adalid de esa doctrina opresiva.

Ese aroma a naftalina también asoma en la selección de los protagonistas. Parece que Disney ponga al frente de la película a una mujer y a un afroamericano para respetar una cuota más que por convicción. Son tan políticamente correctos que levantan suspicacias de inmediato, aún sin encontrar nada concreto que reprocharles. En cambio, los créditos iniciales y los cambios de plano a la vieja usanza son un detalle simpático. La imagen se desliza de un lado a otro, o bien se cierra o se abre en espiral desde o hacia un centro imaginario. No se trata de reprender a Abrams, sino a quienes le encargan otro producto prefabricado más para congregar a las masas (entre las que me incluyo). Me repatea que, como sucediera en Jurassic World, los avances tecnológicos y los elevados presupuestos den lugar a películas mediocres. La actualización no se puede ceñir a la pulcritud de las escenas de acción, debe jugársela en los contenidos. A pesar de las críticas, nos resignamos a reencontrarnos en el estreno de El Imperio contraataca. Ese no será su título, pero no hay duda de que veremos esa película. Ojalá me equivoque.

Valoración: ***

Puntuación: * (mala) ** (regular) *** (buena)**** (muy buena) / (media estrella)

Ficha

De qué va: Treinta años después de la victoria de la Alianza Rebelde sobre la segunda Estrella de la Muerte (hechos narrados en el Episodio VI: El retorno del Jedi), la galaxia está todavía en guerra. Una nueva República se ha constituido, pero una siniestra organización, la Primera Orden, ha resurgido de las cenizas del Imperio Galáctico. A los héroes de antaño, que luchan ahora en la Resistencia, se suman nuevos héroes: Poe Dameron, un piloto de caza, Finn, un desertor de la Primera Orden, Rey, una joven chatarrera, y BB-8, un androide rodante. Todos ellos luchan contra las fuerzas del Mal: el Capitán Phasma, de la Primera Orden, y Kylo Ren, un temible y misterioso personaje que empuña un sable de luz roja (www.filmaffinity.com).

Tráiler

Oficial: www.starwars.es

Año: 2015

Director: J.J. Abrams

Reparto: Daisy Ridley, John Boyega, Harrison Ford, Adam Driver, Oscar Isaac, Carrie Fisher, Peter Mayhew, Domhnall Gleeson, Max von Sydow, Gwendoline Christie, Lupita Nyong’o, Andy Serkis, Anthony Daniels, Mark Hamill, Greg Grunberg, Kenny Baker,Simon Pegg, Katie Jarvis, Christina Chong, Miltos Yerolemou.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s