Marte (The Martian)

Cada vez que un reputado director en horas bajas lanza una nueva película, los hay que se afanan en vaticinar su regreso a la palestra con una precipitación inusitada. Abordemos, pues, la cuestión de buenas a primeras: Ridley Scott no es lo que era, y realizar un trabajo solvente tras las cámaras en una epopeya galáctica no lo hace merecedor de su estatus primigenio. Pero vayamos por partes. The Martian es la adaptación que firma Drew Goddard (nuevo niño mimado de Hollywood y creador de la aplaudida Daredevil) de la novela homónima de Andy Weir (2011). En ella, los humanos estamos estableciendo asentamientos en Marte, suponemos, con la idea de colonizar el planeta. En una misión de reconocimiento, los astronautas quedan atrapados en medio de una tormenta de arena que les obliga a evacuar dejando atrás a un compañero herido. Contra todo pronóstico, Mark Watney (Matt Damon) ha sobrevivido al impacto, y se halla más solo que la una, en un ambiente hostil y a millones de kilómetros de sus semejantes.

El primer reto al que se enfrenta al film es la traducción adecuada (y no lastrada) del flujo de conciencia de su protagonista al soporte audiovisual. En este sentido, The Martian se las apaña con éxito, combinando las comunicaciones que Watney registra en formato vídeo con las conversaciones consigo mismo. Los numerosos gadgets de los que dispone en el espacio sustituyen aquellas necesidades humanas (biológicas y emocionales) que en Náufrago sólo se podían suplir mediante una pelota antropomórfica. Así pues, el relato funciona como actualización a un mito recurrente (el de la supervivencia) mientras que, en sí misma, sigue los preceptos de la tradición cinematográfica más clásica. Me refiero a la exaltación del astronauta como nuevo héroe nacional y relevo de bomberos, policías y demás. Los viajeros del sistema solar son el paradigma de la valentía, el sacrificio, la inteligencia, la perseverancia y la solidaridad. La película (y el libro) enaltecen las virtudes del ser humano y su innegable capacidad de superación, sin reparar en que la conquista del Planeta Rojo es un acto de soberbia y de una estupidez muy propia también de la especie. No me declaro en contra de la exploración del universo (¡válgame Dios!), pero Marte es un desierto inhabitable cuyos primeros colonos serán, en la vida real, los concursantes de un reality show.

En el tono jovial y humorístico de la propuesta encaja a la perfección una evocadora banda sonora, compuesta por Harry Gregson-Williams para la posteridad, plagada de hits de los 70 (menudo subidón pega el Starman de David Bowie). En la misma línea, la película no profundiza en las implicaciones políticas de una crisis de tal calibre en la NASA y la Casa Blanca más allá de la resolución de un par de dilemas morales. Dicho sea de paso, éstos remiten a las chapuzas de la agencia espacial en el lanzamiento de las Apolo, aunque en esta ocasión nos inclinamos, sin un atisbo de duda, a su favor. Más en serio se toma el rigor científico en su acepción más divulgativa. Quienquiera que sepa entender la lógica inherente a los experimentos de Watney (basta con no ser una negada como yo) disfrutará de lo lindo observando su traslación, de nuevo, a imágenes. La acción salta principalmente de Marte a Washington, aligerando la cinta y, por ende, reduciendo la posibilidad de que acabemos por mandarla a tomar viento. Además, los paisajes marcianos nos recuerdan, a través de su inmensidad y rojiza belleza, que somos tan solo una mota de polvo en el universo. Entonces, ¿por qué se me antoja tan desaborida? Pues probablemente porque como crónica de la supervivencia y muestra de la angustia provocada por la soledad extrema es superada con creces por Gravity, mientras que como drama espacial resulta del todo superficial.

Valoración: **

Puntuación: * (mala) ** (regular) *** (buena)**** (muy buena) / (media estrella)

Ficha

De qué va: Durante una misión tripulada a Marte, el astronauta Mark Watney es dado por muerto tras una terrible tormenta y abandonado por la tripulación, que pone rumbo de vuelta a la Tierra. Pero Watney ha sobrevivido y se encuentra atrapado y solo en el hostil planeta rojo. Con suministros escasos, deberá recurrir a su ingenio y a su instinto de supervivencia para encontrar la manera de comunicar a la Tierra que sigue vivo (www.filmaffinity.com).

Tráiler

Oficial: www.martepelicula.es

Año: 2015

Director: Ridley Scott

Reparto: Matt Damon, Jessica Chastain, Chiwetel Ejiofor, Jeff Daniels, Kate Mara, Michael Peña, Sean Bean, Kristen Wiig, Sebastian Stan, Aksel Hennie, Benedict Wong, Mackenzie Davis, Donald Glover, Mark O’Neal, Brian Caspe, Chen Shu, Eddy Ko.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s