Selma

Los ánimos están caldeados en Estados Unidos. En verano de 2014, un joven afroamericano desarmado fue abatido por la policía sin motivo aparente en la ciudad de Ferguson (Misuri). Por si la oleada de protestas y el caos desencadenado no fueran suficientes, las fuerzas de seguridad tropezaron con la misma piedra en Detroit la primavera de este año. Mientras esta suerte de abusos siga a la orden del día, películas como Selma serán de una vigencia estremecedora. El film arranca en 1964, cuando Martin Luther King es ya una figura pública de renombre debido a su exitosa campaña contra la segregación racial, además de su paso por diversas cárceles federales. Aunque la cinta ha sido catalogada como biopic, en ella el relato de un episodio histórico concreto prevalece sobre la descripción del líder que lo impulsó. En este caso, se trata de la marcha sobre Selma por el cumplimiento de la ley constitucional que garantizaba el voto a la comunidad negra y que, sin embargo, raras veces era acatada por los caciques blancos en posiciones de poder. La acción pacífica tenía lugar en el marco de la lucha por los derechos civiles que se venía librando en el conjunto de los estados norteamericanos.

La película se detiene en la resistencia del esquivo presidente Johnson a las exigencias de King, el cual es acosado sistemáticamente por las instituciones y otros canallas racistas. También hace hincapié en las desavenencias entre las agrupaciones que respaldaban la concentración y el desaliento de su ideólogo ante los esfuerzos baldíos. Pasa de puntillas por la controvertida figura de Malcolm X, con quien el pastor evangélico mantenía arraigadas discrepancias y a quien el film parece reprobar. Pero, sobre todo, pretende despertar el sentimiento de injusticia en una audiencia que observa pasmada como ciudadanos de pleno derecho son humillados por aquellos cuyo deber es protegerlos. Todo tipo de triquiñuelas son empleadas para vulnerar la legislación y para perpetuar el statu quo, mientras activistas y civiles caen como moscas, asesinados con impunidad.

Selma es un filme de indiscutible sello norteamericano, pues funciona como purga nacional a los errores del pasado exaltando la diversidad y el inconformismo siempre dentro de los cánones establecidos. En otras palabras, la comunidad afroamericana aspiraba, con toda legitimidad, a su porción de pastel. Aunque el discurso del reverendo es bastante moderado, puede agitar las conciencias contemporáneas por su pronunciamiento a favor de un espacio público recuperado por y para el vulgo. Tampoco se corta al incriminar al común de la gente, a causa de su comportamiento evasivo, del atasco en la conquista de la equidad. Los irreverentes años 60, sin embargo, iluminan el camino en tantos otros aspectos, como por ejemplo la solidaridad mostrada con la causa por parte de la población blanca, ciertamente magnificada en el film. Pero no es oro todo lo que reluce y, en cierta medida, al movimiento le convenía una oposición firme y violenta para poder presentarse a los medios de comunicación como las víctimas que eran. El cuarto poder, pues, también dispone de su minuto de gloria.

La dirección exhala buen gusto, con unos planos aéreos que dan cuenta de la magnitud de las manifestaciones y juegos de luces que confieren a la causa un aire beatífico. La música, cuyo reconocimiento llegó en forma de Oscar a la mejor canción, es exquisita. La película se estrenó oportunamente cuando se cumplían cincuenta años de la marcha de Selma a Montgomery, coincidiendo con los actos conmemorativos del presidente Obama en el puente que la vio nacer. Con ésta, Hollywood ha abierto la veda para la explotación cinematográfica de la liberación de las minorías. Así, la productora Roadside Attractions ha comenzado la promoción de Stonewall, el film que narrará los disturbios iniciados en el bar de Nueva York del mismo nombre por el colectivo LGTB, hasta el moño de ser insultados y agredidos constantemente.

Valoración: ***

Puntuación: * (mala) ** (regular) *** (buena)**** (muy buena) / (media estrella)

Ficha

De qué va: Esta crónica sobre la lucha del político y activista Dr. Martin Luther King Jr. en defensa de los derechos civiles se centra en la marcha desde Selma a Montgomery (Alabama) en 1965, que llevó al presidente Lyndon B. Johnson a aprobar la ley sobre el derecho al voto de los ciudadanos negros (www.filmaffinity.com).

Tráiler

Oficial: www.selmamovie.com

Año: 2014

Director: Ava DuVernay

Reparto: David Oyelowo, Tom Wilkinson, Carmen Ejogo, Tim Roth, Giovanni Ribisi, Common, Oprah Winfrey, Lorraine Toussaint, André Holland, Alessandro Nivola, Martin Sheen, Cuba Gooding Jr., Dylan Baker, Stephan James, Wendell Pierce, Lakeith Lee Stanfield, Colman Domingo, Ruben Santiago-Hudson, Stephen Root, Tessa Thompson, Omar Dorsey, Henry G. Sanders, Jeremy Strong.

Anuncios

Un pensamiento en “Selma

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s