La conspiración del silencio

¿Quieres que todos los jóvenes de este país se pregunten si su padre es un asesino?”

Por difícil de creer que sea, la sociedad civil de la Alemania de posguerra vivía ajena y deliberadamente cegada ante los crímenes perpetrados en los campos de concentración nazis. Abrir los ojos ante la cruda realidad habría significado aceptar que nadie estaba libre de pecado y que una gran mayoría de la comunidad era sospechosa de haber cometido las peores atrocidades, algo para lo que no estaban preparados. Siendo así, no resulta insólito que el fiscal Johann Radmann no haya siquiera oído hablar de Auschwitz cuando un osado (y algo impertinente) periodista se presenta ante él con la noble intención de interponer una demanda contra un supuesto ex miembro de las SS.

Poco se imagina cuando decide hacerse cargo del caso que topará con mil y una trabas institucionales, impuestas por la generación precedente con el propósito de enterrar todos los fantasmas del pasado. Sin embargo, su superior directo, el fiscal general, comulga con la causa del joven letrado y le concede manga ancha al advertir que éste posee la perseverancia y los recursos que a él le fueron negados. A medida que Randmann rasca sobre la superficie, la investigación cobra una dimensión que escapa a su control y que termina por hacer mella en su vida privada. Su obsesión con la figura de Josef Mengele, a quien considera una especie de encarnación diabólica dado el contraste entre su temperamento asesino y su aspecto afable, le cierne en una espiral paranoica, a la par que propicia una quijotesca trama asentada sobre la persecución del médico y oficial nacionalsocialista.

La fuerza de La conspiración del silencio no reside tanto en las formas (muy correctas, por otro lado, tanto en la ambientación como en la dirección o en las interpretaciones) como en la indudable relevancia histórica, política y moral del tema que expone. La película desata el debate sobre la pertinencia de juzgar a los criminales de guerra o, en su defecto, de decretar una amnistía total para aquellos que, según la tesis imperante, sólo cumplían con su deber. El efímero pero determinante rol de los servicios secretos israelíes pone en entredicho la conveniencia de enjuiciar a los culpables en Alemania, pues ambos países reclaman plenas competencias al ejercer, a su vez, de víctimas y verdugos.

Valoración: ***/

Puntuación: * (mala) ** (regular) *** (buena)**** (muy buena) / (media estrella)

Ficha

De qué va: El joven fiscal Johann Radmann encuentra unos documentos que le permiten poner en marcha un proceso judicial contra algunos miembros de las SS que sirvieron en Auschwitz. Pero los horrores del pasado y la hostilidad hacia su trabajo lo llevan cerca del colapso, pues le resulta casi imposible abrirse paso a través de un laberinto en el que todo el mundo parece estar implicado o ser culpable (www.trailersyestrenos.es).

Tráiler: http://www.dailymotion.com/video/x2cce12_la-conspiracion-del-silencio-trailer-espanol_shortfilms

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s